1/7/17

Uno

Hoy celebro el aniversario del término de una experiencia necesaria y a la vez indeseable. Permití que me encerraran en una cárcel mental de la que no podía escapar, o no sabía. Una experiencia que no sólo se limitó al ámbito laboral, me bloqueó en todas y cada una de mis intenciones. Tengo que recordarlo bien, no voy a dejar que se repita.

2 comentarios:

Ali cia dijo...

Llegar al fondo de la piscina, en algunas ocasiones, sirve para salir con más impulso a la superficie. Solo nosotros decidimos sobre nosotros mismos, solo nosotros decidimos si nuestro vaso está medio vacío o medio lleno.

¿Cómo está tú vaso?...

Truil dijo...

Mientras estés al alcance de mi vista, todo será luz. Mi vaso siempre estará a rebosar.